en Política Exterior y de Seguridad

– Ramiro José Berraz  – 

En diciembre del 2015 hubo un cambio de gobierno en la República Argentina. Muchos lo consideran como una nueva época y el comienzo del fin del populismo. Los años en los que gobernó el kirchnerismo estuvieron caracterizados por medidas proteccionistas a la industria local, cerrando las importaciones y perjudicando directamente al comercio y la relación de Argentina con el exterior. Estas medidas condimentadas con el populismo, una política exterior agresiva y la relación con Rusia y China, afectaron directamente a la relación entre Argentina y la Unión Europea (UE). Según Cepal, en 2003 este país latinoamericano era el tercer principal exportador de la región hacia la UE, pero en el 2014 pasó al quinto lugar; y lo mismo ocurre con las inversiones directas, estando hoy en la quinta posición. En 2014, la UE excluyó a Argentina de su Sistema de Preferencias Arancelarias debido a la expropiación de la petrolera YPF, contribuyendo al debilitamiento de las relaciones entre el país latinoamericano y el bloque europeo. Todo ello dinamitó la confianza que tenían los países del viejo continente en el país latinoamericano y generó un malestar de la sociedad internacional hacia el mismo.

Por todas estas razones, la prioridad de los primeros 100 días del gobierno de Mauricio Macri ha sido estrechar lazos con los gobiernos de la Unión Europea, de modo que las señales de apertura abundan. Entre ellas se podría destacar que los bonistas italianos fueron los primeros en acceder al plan de quita de la deuda que había ofrecido el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay. Recientemente, el mismo ministro también se reunió con sus pares de Estados Unidos, Alemania, España e Italia, quienes trasladaron su apoyo a las políticas que está tomando el nuevo presidente. Otro de los hechos que más trascendencia tuvo fue la participación de Argentina en el Foro de Davos, hecho que no sucedía desde hacía 13 años. Allí, el presidente argentino se reunió con su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, y acordaron reanudar las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y la UE.

La visita de los mandatarios europeos también indica que, poco a poco, se van recomponiendo las relaciones entre Argentina y la UE y se va regenerando la confianza entre los países europeos. El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, ha sido el primero en visitar Argentina, quien viajó a América Latina solamente por 48 horas expresamente para relanzar las relaciones comerciales con el país sudamericano, y hablar sobre la lucha contra el terrorismo internacional, así como del eventual acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. François Hollande ha sido otro de los líderes que visitó Argentina en los escasos tres meses de gobierno de Mauricio Macri, quien destacó que el presidente latinoamericano abrió un nuevo capítulo en Argentina, que Francia “va a estar ahí para ayudarlo”, y reiteró que también apoya la reapertura de las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio (TLC) Mercosur-UE, al igual que lo hizo en Uruguay algunos días después. Recientemente, la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini, viajó a Argentina y manifestó una firme decisión de avanzar en un intercambio de ofertas por el TLC en abril. Por otro lado, el presidente argentino tiene previsto viajar a fin de año a Bruselas para forjar una alianza estratégica entre Argentina y la UE.

Por la importancia que le está dando en las distintas citas internacionales, una de las prioridades del presidente argentino es cerrar este TLC. Las negociaciones entre ambos ya tienen su historia, pero el momento álgido fue en el 2011 cuando Francia exigió que se apliquen las mismas reglas que tienen los agricultores europeos a los latinoamericanos, congelando las negociaciones. Sin embargo, muchos sostienen que este acuerdo también está relacionado en que las dos partes aplican políticas proteccionistas. La UE, por un lado, protege a sus agricultores bajo la Política Agrícola Común (PAC), y el bloque latinoamericano, por otra, aplica políticas de protección a la industria local. Con lo cual, las ventajas competitivas de ambos lados -los productos derivados de la tierra por el lado del Mercosur y los productos industriales y de servicios por el lado de la UE- se ven perjudicadas. La solución del fin de las políticas proteccionistas de los países del Mercosur sería generar políticas a largo plazo con una mirada hacia el futuro, aplicar las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y poner fin al populismo. Sin embargo, las negociaciones pueden fracasar una vez más debido a que la PAC exige que los productos agrícolas cumplan con las mismas reglas de calidad que los productos europeos para ser comercializados, normas de higiene determinadas y sistemas de certificación que garanticen las condiciones medioambientales y de bienestar animal en que se han producido los alimentos. Con esas condiciones, ¿podrían llegar a un acuerdo ambos bloques con respecto a los productos agrícolas sabiendo la importancia que tienen estos en la economía de los gobiernos latinoamericanos? Por otro lado, el subsidio de los diferentes países europeos a los agricultores es otra de las trabas a las negociaciones debido a los precios diferenciales de los commodities que esto pudiera llegar a generar tanto a nivel mundial como en el comercio entre ambos bloques.

No obstante, pareciera ser que la reciente apertura de los gobiernos europeos a las negociaciones puede ser una oportunidad que los gobiernos del Mercosur no pueden desaprovechar. Aparte de ello, los países del bloque del Sur tienen problemas internos que se deben tener en cuenta. La pérdida que sufrió Evo Morales en el referéndum por su re-reelección, la corrupción en el gobierno de Brasil, los problemas internos de Venezuela y los retos económicos de Argentina pueden llegar a configurar las negociaciones del Tratado de Libre Comercio. Sin embargo, Brasil y Argentina, los países con más peso en el Mercosur, ya están en campaña para seguir avanzando.

Ramiro José BerrazAlumni | Máster Universitario en Relaciones Internacionales

Recent Posts

Escribir un comentario

Start typing and press Enter to search