En Ciudadanía, Comercio Internacional, Comunicación, Encuentros Digitales, Hablamos de Europa, Medio Ambiente, Política Exterior y de Seguridad, Políticas de la UE, Unión Europea

-Martín Ortega Carcelén-

La Unión Europea es líder mundial en respeto del medio ambiente. Sus normas abarcan un amplio espectro, desde la reducción de gases de efecto invernadero, a la calidad del aire en las ciudades, la protección de la flora y la fauna, hasta el uso de plásticos. Una buena síntesis de estas medidas se encuentra en este artículo de Beatriz Pérez de las Heras [1] para el Real Instituto Universitario de Estudios Europeos. En su reciente discurso sobre el estado de la Unión, la Presidenta de la Comisión ha insistido en el Pacto Verde Europeo [2] como prioridad esencial de su mandato. Se trata de un ambicioso plan que prevé un crecimiento sostenible para alcanzar una economía competitiva que no esté basada en el uso de recursos fósiles hacia el horizonte 2050.

Pero la protección del medio ambiente no es solo una cuestión interna de la UE. La Unión lleva a cabo una política exterior activa para conseguir el cumplimiento del Acuerdo de París sobre cambio climático, así como otros patrones globales que tienden a evitar una polución excesiva y el deterioro de la naturaleza. Y aquí es donde surge la dificultad. La Unión y sus Estados miembros son defensores de esos estándares internacionales, pero otros actores globales no se muestran tan dispuestos a adquirir compromisos. A pesar del cumplimiento de los europeos, el medio ambiente global sigue degradándose debido a la acción de otras potencias, en particular los países emergentes muy poblados de Asia. En su relación con esos actores, la Unión Europea insiste en la protección del medio ambiente y la aceptación de normas globales, pero la Unión debe tener en cuenta igualmente otros condicionantes en dichas relaciones, como la necesidad de un comercio en beneficio mutuo o la realidad de sus economías en desarrollo.

La Unión y sus Estados miembros son defensores de esos estándares internacionales, pero otros actores globales no se muestran tan dispuestos a adquirir compromisos.

La lucha contra el cambio climático y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es un buen ejemplo de esa paradoja. Según la publicación EU energy in figures. Statistical pocketbook 2020[3], la Unión estaba cumpliendo su objetivo de reducir desde 1990 un 20% sus emisiones, lo que la sitúa en el buen camino para la reducción planeada del 40% en 2030. Es un gran esfuerzo que debe ser aplaudido. Sin embargo, otros actores globales siguen una tendencia totalmente opuesta. A diferencia de la Unión Europea y Estados Unidos, que habían reducido sus emisiones entre 2000 y 2018, según el mismo estudio estadístico, China había pasado de emitir 3.140 millones de toneladas de CO2 en 2000 a 9.571 en 2018, y las cifras para el resto de Asia habían aumentado de 3.646 a 6.168 en esos mismos años. El continente asiático representaba un 47% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 2018.

Esta evolución no significa que la Unión Europea haya alterado la tendencia de sus relaciones económicas con las potencias emergentes de Asia. Todo lo contrario. Si observamos las cifras de comercio exterior, tanto las exportaciones como las importaciones de la UE hacia China se habían duplicado entre 2009 y 2019, según datos de Eurostat [4], poniendo esta relación comercial cerca de la que existe entre la UE y Estados Unidos, que sigue siendo el socio más importante. Todo esto supone que la insistencia de la Unión Europea sobre el cumplimiento del Acuerdo de París para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero no va, por el momento, acompañada de consecuencias en los planos político y comercial por lo que se refiere a las relaciones con las potencias emergentes, China en particular.

Algo similar ocurre con el uso masivo del plástico, y la contaminación que provoca, especialmente en el mar. La Unión ha comenzado a tomar medidas contra el abuso de plásticos desechables. Pero otros países todavía no han despertado a la necesidad de afrontar este problema. Diversos estudios [5] demuestran que la contaminación por plástico es especialmente grave en Asia, y que los ríos de este continente están provocando una polución extraordinaria en el Océano Pacífico que afecta especialmente a los recursos vivos. La Unión y sus Estados miembros participan en los diversos foros internacionales que trabajan para la protección de los océanos, el cumplimiento del Derecho del Mar, y la defensa de la fauna marina. No obstante, la actuación de los europeos se muestra infructuosa frente a la enorme magnitud del problema. Los países ribereños del Pacífico de América Latina están llamando la atención sobre los efectos negativos de la contaminación y la pesca excesiva en alta mar porque sienten directamente las consecuencias. Pero en un mundo globalizado, los efectos del deterioro del espacio marino terminarán afectando a todos. La Unión Europea y sus Estados miembros deberían implicarse más en cualquier situación global que suponga un quebranto del medio ambiente, sobre todo teniendo en cuenta que las consecuencias son de muy largo plazo y difíciles de revertir.

En el campo de la protección del medio ambiente, se observa, por tanto, una tensión que es ardua de resolver. Por un lado, la Unión Europea es respetuosa de las normas de protección del medio ambiente y exige a otras potencias globales que también lo sean. Sin embargo, por otro lado, tampoco puede penalizar las relaciones con los países que no cumplen esas normas o establecer una condicionalidad, que esos actores cumplirían difícilmente.

La Unión Europea y sus Estados miembros deberían implicarse más en cualquier situación global que suponga un quebranto del medio ambiente

Esa tensión es un gran reto que la Unión tendrá que resolver al final con una acción exterior más decidida. Teniendo en cuenta que la protección del medio ambiente se ha convertido en una prioridad clara para el Consejo y la Comisión, debemos recordar que ese objetivo no se agota en las fronteras de la Unión, sino que adquiere una dimensión global que exige una acción exterior de nuevo cuño, en la que las cuestiones ambientales adquieran una mayor relevancia. La Unión Europea tiene la gran responsabilidad de liderar la defensa del medio ambiente planetario frente a actores internacionales menos conscientes de dicho desafío. Para ser consecuentes con esa responsabilidad histórica, los europeos no solo debemos dar ejemplo sino que también debemos exigir a los demás una conducta responsable.

Listado de referencias

[1] PÉREZ DE LAS HERAS, B. (2020): “Competencias&ExpectativasUE “La política de medio ambiente de la Unión Europea: una oportunidad para la recuperación verde de la economía y sociedad”. Real Instituto Universitario de Estudios Europeos. Disponible en: https://blog.idee.ceu.es/2020/09/08/competenciasexpectativasue-la-politica-de-medio-ambiente-de-la-union-europea-una-oportunidad-para-la-recuperacion-verde-de-la-economia-y-la-sociedad/

[2] EUROPEAN COMMISSION (2020): “A European Green Deal, striving to be the first climate-neutral continent”. Disponible en: https://ec.europa.eu/info/strategy/priorities-2019-2024/european-green-deal_en

[3]EUROPAN COMMISSION (2020). “EU energy in figures. Statiscal Pocketbook 2020”. Disponible en: https://op.europa.eu/en/publication-detail/-/publication/87b16988-f740-11ea-991b-01aa75ed71a1/language-en/format-PDF/source-search

[4] EUROSTAT (2020). “Comercio internacional de mercancías”. Disponible en: https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php?title=International_trade_in_goods/es#Fuerte_aumento_del_comercio_de_mercanc.C3.ADas_con_China_en_2009-2019

[5] NAVA, M. (2018). “Energía y materias primas: lucha contra la contaminación de los océanos por plásticos. Creando oportunidades a la economía circular”. BBVA Research. Observatorio Económico EEUU. Disponible en: https://www.bbvaresearch.com/wp-content/uploads/2018/10/181012_US_PlasticPollution_esp.pdf

 

Martín Ortega Carcelén, Profesor de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid.

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search