en Políticas de la UE

– Alexandra Dumitrascu – 

La decisión de Donald Trump de retirar a su país del pacto nuclear con Irán, el JCPOA (acrónimos del inglés de Joint Comprehensive Plan of Action), supone una oportunidad para que la Unión Europea (UE) refuerce su soberanía y ganar, consecuentemente, mayor protagonismo en el ámbito internacional. Europa debería asumir los costes que implicaría seguir con el acuerdo sin EE.UU. y dotarse de los mecanismos de protección necesarios para defender en lo posible sus propios intereses. No obstante, la UE debe negociar con Irán para recibir de éste su firme compromiso de que va a seguir cumpliendo con sus obligaciones.

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha afirmado que la UE tiene los medios suficientes para seguir con el acuerdo [1]. Pero para utilizar esos medios a la UE puede faltarle determinación y acompañar sus palabras de acciones. Y, para eso, necesita primero quitarse el complejo de inferioridad y tomar conciencia de su peso a nivel internacional. Mantener el compromiso con el JCPOA dotaría a la UE de mayor credibilidad para seguir siendo un actor legítimo a nivel internacional con el que vale la pena sentarse a negociar.

Europa no se debe dejar amedrantar por las amenazas de Trump. Hacerlo sería signo de debilidad fácilmente explotable. El JCPOA no es un acuerdo unilateral y, como tal, a Trump no se le debería permitir dictar nuevas directrices sobre lo que ya se consensuó en su momento. Los asuntos acerca del programa de misiles balísticos y la política regional de Irán, que Trump exige renegociar para permanecer dentro del acuerdo, han sido puntos que conscientemente se dejaron fuera del presente pacto. Es cierto que el país persa ha conseguido extender su influencia regional a Siria, Líbano, Irak y Yemen, y esto preocupa sobremanera a los aliados de Estados Unidos en la región, Israel y Arabia Saudí, que se han opuesto desde el primer momento al pacto nuclear con Irán. No obstante, Irán ya gozaba de suficiente protagonismo antes de la firma del acuerdo, y su postura se ha visto envalentonada por la presencia de Rusia en Siria.

Las reiteradas acciones de Trump contra el sistema internacional han demostrado que la UE tiene la capacidad de crear alianzas al margen de EE.UU. En el caso concreto de Irán debería actuar con la misma determinación para seguir contribuyendo a la paz y estabilidad de Oriente Medio. Detrás del pacto con el país persa no sólo hay beneficios económicos. El acuerdo negociado durante más de una década es símbolo del compromiso de la UE con la política de no proliferación y el desarme. Todo lo contrario al caso de EE.UU. que desde la llegada de Trump ha mantenido una actitud desafiante que denota poca voluntad para con la paz y la estabilidad de Oriente Medio.

Todos los países firmantes, menos EE.UU., coinciden en que el acuerdo nuclear con Irán no es perfecto, pero por lo menos evita que Irán adquiera la bomba atómica [2]. Un fracaso del JCPOA supondría la vuelta de Irán a su programa de enriquecimiento de uranio, lo que previsiblemente desencadenaría una carrera nuclear en la región, ya que Arabia Saudí está flirteando con emprender su propio programa nuclear.

La amenaza de Trump de sancionar a todas aquellas empresas que sigan haciendo negocios con Irán pone en duda la soberanía económica de Europa. La efectividad del llamado “estatuto de bloqueo”, diseñado en 1996 para hacer frente a las sanciones de EE.UU contra las empresas que comercializaban con Cuba, se ha puesto en duda antes de que se reactivara [3]. La interdependencia del sistema financiero lo hace prácticamente inviable.

Si bien EE.UU. es uno de los mayores socios económicos de Europa, también ocurre al revés. Una guerra comercial no es deseable para ninguna de las partes, y menos para EE.UU. cuya escenificación de este proteccionismo bajo el lema “America first” puede jugar en su contra. Con su actitud, Trump está aislando poco a poco a su país,  y va dejando un vacío que China puede ocupar. El gigante asiático ya está sacando provecho de la retirada de algunas empresas de Irán, y ha avisado de que va a reemplazar a la compañía petrolera francesa Total en caso de que se retirara [4].

Europa y las empresas europeas que han cerrado negocios en Irán no están cometiendo ninguna ilegalidad, ya que se rigen por un acuerdo consensuado multilateralmente, incluido EE.UU.  Por el contrario, la postura actual de Trump deja entrever un socio y un aliado tradicional que ya no goza de la suficiente credibilidad. Este contempla aplicar sanciones secundarias a aquellas compañías o instituciones financieras extranjeras que sigan en Irán tras la retirada de EE.UU. del acuerdo. Esto prohibiría a las personas estadounidenses a hacer negocios con las mismas o exigiría a los bancos a limitar las cuentas que tienen en EE.UU.

A Europa le toca ahora sacar músculo y demostrar que es capaz de hacer sobrevivir el pacto internacional con Irán. Voluntad le sobra, aunque en la práctica el potencial de la UE es limitado. La actitud de EE.UU. no gusta a nadie, pero la seguridad y la economía de Europa dependen en gran parte de EE.UU. Y Trump se ha encargado de recordárselo en todo momento con sus declaraciones sobre la OTAN y con los ataques al sistema multilateral de comercio internacional. Además, ha impuesto aranceles al acero y al aluminio europeos.

Aún con todo, los mandatarios europeos se han aferrado al propósito de resucitar el pacto sin EE.UU.; incluso con el coste de tener que negociar con Rusia y China. El presidente francés, que ha asumido las riendas de las negociaciones, parece haber logrado llevar a Putin dentro del grupo que está a favor del JCPOA. La conferencia de prensa conjunta, y la decisión de Putin de aplicar aranceles a EE.UU. como contramedida al proteccionismo de Trump [5], parece alinear al gigante euroasiático con Europa [6], si bien resulta inevitable pensar en el coste que esto supondría. Rusia no es un posible aliado que guste mucho a Europa, y mucho menos a los países del Este; el fantasma de la URSS sigue estando presente. Por otra parte, no hay que obviar que Rusia es aliado de Irán en Oriente Medio. Las divergencias con Rusia superan los puntos en común.

La Comisión Europea ya ha tomado una serie de decisiones pensadas para mitigar el impacto de las sanciones estadounidenses y para mantener el flujo comercial con Irán [7]. No obstante, los líderes europeos siguen inmersos en discusiones internas, lo que pone cada vez más ansioso a Teherán, que ha puesto plazo límite a las negociaciones con la UE [8]. Este exige garantías reales hasta finales de mayo para no retirarse del pacto [9] y volver a su programa de enriquecimiento de uranio.

En teoría, la UE tiene el potencial de hacer frente a un acuerdo sin EE.UU. En la práctica, Europa peca de lentitud. La UE no es un bloque homogéneo y su potencial se ve mermado por la discrepancia y los intereses de cada país que la conforma. En este caso concreto, Polonia ha apoyado a Estados Unidos. No obstante, la UE debe controlar su destino, tal como ha pedido Angela Merkel meses atrás, plantearse el camino a emprender, y actuar en conjunto y sin ambigüedades. A lo largo de las últimas décadas ha preferido invertir en el bienestar de sus ciudadanos, sin pensar demasiado en las consecuencias a largo plazo. Pero ahora la UE debería desvincularse progresivamente de la dependencia crónica de EE.UU.

 

Alexandra Dumitrascu. Antigua alumna del Máster en Relaciones Internacionales y analista internacional.

[1] https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-05-16/eu-readies-measures-to-protect-firms-from-u-s-sanctions-on-iran

[2] https://www.theparliamentmagazine.eu/articles/news/eu-urged-uphold-iran-nuclear-deal-trump-pulls-out

[3] https://www.reuters.com/article/iran-nuclear-eu-banks/eu-says-block-on-us-sanctions-on-iran-of-limited-use-for-eu-banks-idUSL5N1SO2M9

[4] http://www.france24.com/en/20180517-iran-says-china-group-ready-replace-total-gas-deal

[5] http://www.abc.es/internacional/abci-rusia-turquia-y-japon-imitan-y-amenazan-trump-aranceles-ante-201805230103_noticia.html

[6] http://www.abc.es/internacional/abci-rusia-turquia-y-japon-imitan-y-amenazan-trump-aranceles-ante-201805230103_noticia.html

[7] http://europa.eu/rapid/press-release_IP-18-3861_en.htm

[8] http://www.irna.ir/es/News/3631854

[9] https://www.theguardian.com/world/2018/may/25/iran-lists-demands-nuclear-deal-eu-us-sanctions

Recommended Posts
Comments
  • Monica Cordero
    Responder

    Muy bueno. Podria haber tenido la misma lectura el que se habia firmado con Argentina? Muchas gracias

Escribir un comentario

Start typing and press Enter to search